ESP
lunes, 25 de septiembre de 2017
Breve Historia de la Congregación
Visitas 1

    Los designios de Dios quedan claros en nuestra congregación. Todo comienza con la elección y consagración de dos santos sacerdotes: Cosme Muñoz Pérez (19 de abril de 1573 - 3 de diciembre de 1636) y Luis Pérez Ponce (30 de noviembre de 1666 - 18 de abril de 1721). Cada uno en distintos tiempos y en distintas poblaciones, siguen las mociones del Espíritu con toda fidelidad. Sobre el año 1607 el P. Cosme se encarga, por mandato del Obispo de Córdoba, de un colegio de niñas huérfanas, pobres y abandonadas, a cuyo frente pone una mujeres selectas. Casi un siglo después, el P. Luis empieza en Villafranca (Córdoba) una obra para la formación integral de las niñas y mujeres de pueblo. Cada uno, por su parte, plasma su carisma. El P. Cosme en un precioso reglamento que se publica después de su muerte, y el P. Luis en unas valiosas constituciones escritas en 1718, que fueron aprobadas por don Marcelino de Siuri, Obispo de Córdoba.

   En los siglos XVIII y XIX, en la provincia de Córdoba se produce un movimiento socio-cultural a favor de la educación de la mujer y se toman como modelo los colegios fundados en Córdoba y Villafranca por los PP. Cosme y Luis. Las hermanas se desplazan a los distintos puntos de la provincia para la fundación y organización de los nuevos colegios. Del colegio "Ntra. Sra. de la Piedad" de Córdoba surgen las siguientes fundaciones: "La Purísima" de Lucena (1647) y "Ntra. Sra. de Gracia y San Francisco Solano" de Almodóvar (1816). Del colegio "Jesús, María y José y Santa Rosalía" de Villafranca: "San Miguel" de Espejo (1758), "Ntra. Sra. de la Piedad y San Isidro" de El Carpio (1760), "Espíritu Santo" de Baena (1774), "San Juan de Letrán" de Montoro (1775), "Ntra. Sra. de las Angustias" de Priego de Córdoba (1787), "San Asciclo y Santa Victoria" de Castro del Río (1792) y "Espíritu Santo" de La Rambla (1819). En estas fechas, y aunque ya estaban extendidas por varios pueblos, ambas fundaciones viven independientes y autónomas, limitadas a la provincia de Córdoba.

   El correr de los tiempos y, sobre todo, los bruscos cambios religiosos, culturales y políticos del siglo XIX en España crean una situación de precariedad para estos colegios. El Obispo de Córdoba interviene proponiendo la unión de estas comunidades con el fin fortalecerlas y darles perspectivas de futuro. D. Ramón Guillamet y Comá, Obispo de Córdoba (1913-1920) culminó la obra comenzada por D. Sebastián Herrero Pozuelo, de unir los colegios diocesanos dedicados a la enseñanza, procedentes de las fundaciones de los PP. Cosme Muñoz y Luis Pérez, en una congregación. Promulga el decreto el 24 de junio de 1918 y aprueba las nuevas constituciones el 9 de enero de 1919, que comienzan a regir el 19 de marzo, festividad de San José. Nombra Superiora General a la M. Amalia Cea y García del Sagrado Corazón (1860-1950). La nueva congregación se denominó "Religiosas de Enseñanza bajo el Patrocinio de la Bienaventurada Virgen María".

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad